jueves, 16 de abril de 2009

Una carta en forma de sueño

(o un sueño en forma de carta)



Me encuentro soñándote en esa suerte,
en que a tu fuerte lo sitia la umbría
figura que, supongamos, sería
el grisáseo fantasma de la muerte.

Ya no puedo intentar sino quererte
al reconocerte en lo transcurrido
no puedo menos que intentar soñarte
en el camino de lo que se ha ido.

La vida quizás consista en soñarnos,
con la mirada fija en lo importante,
pese al instante que insiste en rodearnos.

La sombra de un eucalipto gigante,
nos cobijará para confirmarnos,
un día alegre, lo único importante.

3 comentarios:

  1. Soñame en el abrazo de cada mañana,
    en la tarde fresca de otoño donde te acunen las hojas,
    en el cafe con leche con mediaslunas en cualquier café de Baires,
    y encontrame en los ojos del amor ese dia alegre, el único importante.

    (inspiración con o sin su permiso).

    Beso. Y una semana soñada.

    ResponderEliminar
  2. Mi sonetos valen la pena si generan respuestas como esa. Gracias Cecilia.

    ResponderEliminar